Artículos

NIÑOS Y PERROS: UNA RELACIÓN MUY ESPECIAL

20 Nov , 2014  

 

 

El vínculo que se forma entre un niño y su perro puede llegar a ser algo maravilloso. Nuestro hijo y nuestro perro pueden tener una relación hermosa de la que sacar muchas cosas buenas y que recordará el resto de su vida. Cada día que pasa se realizan más terapias con niños con problemas en las que los terapeutas caminan a cuatro patas. Los resultados son simplemente asombrosos. En este artículo veremos cómo debemos hacer para que la relación entre los más pequeños y los perros sea sana y divertida. Como dijo Henry Ward Beecher “El perro fue creado especialmente para los niños. Es el Dios de lo alegre”

ESOS LOCOS BAJITOS

Hay un momento en la vida de todo niño en la que por alguna razón se les mete en la cabeza esta frase: “Mamá, quiero un perro!!” y en lo que a esta cuestión se refiere pueden llegar a ser ¡muy insistentes!

En nuestro artículo “LOS NIÑOS Y LOS PERROS: BENEFICIOS PARA LA SALUD” ya vimos que los beneficios tanto físicos como psicológicos de tener un perro en casa cuando hay niños pueden ser muchos pero, para que esto sea así debemos observar ciertas normas tanto de comportamiento como de higiene para asegurarnos de que no surgen problemas. Así como el perro debe aprender a respetar los espacios del niño, éste también debe comprender que el perro es un ser vivo, no un juguete y debe controlar la forma en que lo manipula y se relacionan con el can de la familia.

A veces los niños pueden ser muy efusivos y querer con más “fuerza” de la debida y tiran de sus orejas o de su cola, sobre todo los bebés a los que estos apéndices les llaman mucho la atención. Así que en todo momento la interacción niño – perro debe estar controlada por un adulto hasta que ambos se hayan acostumbrado uno al otro y sepan seguir las reglas.

En cuanto a las normas de higiene con los perros deben ser las mismas. Una correcta vacunación y desparasitación tanto interna como externa, una correcta higiene de su pelaje y no tiene por que haber problemas. A parte de la rabia (casi por completo erradicada en España) prácticamente no hay enfermedades que los perros puedan transmitir a los humanos.

PERRO NUEVO + NIÑOS YA EN CASA

La llegada de un bebé cambia la rutina de una casa y le da un giro de 180 grados. Si usted está pensando en adquirir un perro mi consejo es que espere un poco hasta que  se hayan acostumbrado a la nueva rutina. Un bebé da mucho trabajo, pero un cachorro también y es difícil manejarlo todo. Una vez que tenemos controlada la rutina con nuestro pequeño es el momento de añadir a un compañero de viaje.

Cuando un niño y un cachorro se crían juntos con el tiempo establecen una relación de camaradería en la que son compañeros de juego y pillerías por lo que será responsabilidad de los adultos establecer ciertas normas para asegurarnos una buena convivencia. Un niño y un cachorro descontrolados pueden poner a prueba la paciencia del más pintado.

Si vamos a adoptar un cachorro debemos tener en cuenta varias cuestiones. El cachorro debe socializarse correctamente desde el momento en que llega a casa, no vale mirar esos ojazos tiernos y ablandarse porque “acaba de llegar”, el cachorro debe aprender las normas de la casa poco a poco, si, pero desde el momento en que entra por la puerta.

En un primer momento el cachorro debe estar tranquilo. Cuando son niños pequeñitos es más fácil controlar esto, pero puede ser una ardua tarea para padres con niños algo más crecidos. Debemos explicarles que el cachorro está en un ambiente nuevo y debe acostumbrarse a él por lo que pueden tocarlo y acariciarlo pero de una manera tranquila y relajada. Si los niños tienen cierta edad una buena forma de concienciarlos es incluirlos en los preparativos previos a la llegada del nuevo miembro y eso nos dará la oportunidad de explicarles cómo debemos proceder cuando llegue el momento. Ya habrá mucho tiempo de jugar y hacer gamberradas más adelante. Si nos aseguramos que la entrada en casa sea calmada y con un ambiente relajado y tranquilo el resto será mucho más sencillo.

Siempre debemos supervisar la interacción entre el niño y el perro. No deben estar sin la atención de un adulto para bebe y cachorro duermen juntosevitar que puedan dañarse. El perro en las etapas más jóvenes puede ser un poco “borrico” pues todavía está aprendiendo a controlar su boca y su fuerza, sobre todo en perros grandes, por lo que deberemos enseñarle que intensidad es la adecuada para  jugar con el niño para que no lo lastime de forma accidental. Del mismo modo deberemos controlar que nuestro hijo no está siendo brusco al agarrar al perro ni está tironeando de su cola o sus orejas de manera que pueda hacerle daño y pueda desencadenar un mordisco.

Incluir a nuestros hijos en las tareas diarias del cuidado de su amigo es una forma excelente de afianzar su relación y el niño aprenderá valores muy importantes en la educación como la responsabilidad y el respeto por las necesidades de los demás. Si seguimos estas normas básicas en poco tiempo tu bebé y tu cachorro serán inseparables.

PERRO VIEJO +  NIÑO NUEVO

Perro y mujer embarazadaAunque resulte sorprendente una de las razones más comunes por las que se abandona a un perro es porque sus dueños no saben manejar el cambio que supone la llegada de un bebé y no confían en que el perro que tienen no haga daño al bebé. Es triste, pero es así.

Personalmente me parece un gran error, sé positivamente que los perros adultos pueden llegar a ser grandes compañeros de los niños. Protectores y muy pacientes con las travesuras de los enanos. Únicamente con unas normas sencillas (en casos normales) no habrá ningún problema y podremos contar con una estupenda ayuda en la crianza de nuestro bebé. Hay perros que se convierten en auténticas niñeras para los más pequeños de la casa.

Si su perro es un perro con problemas o con un instinto de caza muy acusado, mi consejo es que se ponga en contacto con un profesional con algo de tiempo para que le ayude a preparar al perro para la llegada del nuevo miembro de la familia. Puede lograrlo, sólo necesita un poco de dirección.

Si su perro ya es un perro equilibrado y sin problemas debemos prestar atención para que su conducta no cambie por una mala asociación. Si está embarazada es probable que note que su amigo está más pendiente de usted y se muestra más protector. Salvo que su instinto protector sea agresivo con los demás no debe disciplinarlo. El sabe que usted está en un estado diferente porque huele de forma diferente y nota que su energía también es distinta. No cambie las reglas, actúe como siempre sin permitirle “salidas de tono” y obtendrá un guardián entregado que saldría pitando a por antojos a las 5 de la mañana si pudiera. Podemos aprovechar para ir cambiando poco a poco el horario que cambiará con la llegada del bebé a la familia de este modo cuando llegue el momento ya tendremos controlado el tema de las salidas y cambios de horarios.

Una vez que el bebé llega a casa sería bueno que ese día alguien se encargue de sacarlo a pasear y a hacer ejercicio un buen rato para que en el momento de las presentaciones esté más cansado y menos excitado. Debe dejar que el perro olfatee al bebé, no pasa nada, incluso es posible que trate de lamerlo un poco, presentar al bebé desde los pies es mejor y siempre controlando la intensidad de su excitación. Si se anima demasiado espere a que se calme y deje que lo huela de nuevo cuando se haya relajado un poco.

perro bebeNo discipline al perro si se muestra curioso por el olor del bebé. Es algo natural y necesita familiarizarse con el nuevo miembro que a demás huele diferente a los humanos que está acostumbrado a olisquear. Si lo regaña cuando se muestra curioso puede hacer una mala asociación y rechazar al bebé por relacionarlo con él. Nuestro amigo debe relacionar experiencias agradables con el bebé de este modo lo aceptará sin problemas. También sería bueno que pudiera dedicar unos minutos al día a prestar atención a su perro. Antes obtenía toda la atención de “rey de la casa” y notará que ya no recibe la misma y no queremos que lo relacione con el recién llegado.

Éstos son los puntos a tener en cuenta a la hora de presentar al bebé a nuestro perro:

– Buen control del animal en el momento de la presentación

– Calma y sumisión siempre

– Lametones ¡si! pero los justos

– Supervisión permanente

– Dedicar tiempo solo al perro y no aislarlo.

RAZAS MÁS ADECUADAS PARA LOS NIÑOS

Yo perro viejo bebe nuevosiempre digo que un perro equilibrado, los mestizos o los de la raza que sea siempre va a ser un compañero ideal para los niños. Pero es cierto que hay razas que por su temperamento se adaptan con más facilidad a los niños que otras.

En realidad para asombro de muchos, los perros grandes suelen ser los que mejor se adaptan a la convivencia con los niños. Suelen ser más pacientes y tolerantes que los perros pequeños y al ser más corpulentos es más difícil que los niños puedan lastimarlo sin querer.

Entre las razas grandes más adecuadas para los niños están.

– Boyero de Berna

– Dobermann

– Bullmastiff

– Caniche Gigante

– Collie

– Bóxer

– Bobtail

– Gran Danés

Y entre los pequeñajos:

– Bichón Maltés

– Bichón Frisé

– Carlino

– Beagle

En cualquier caso no olvide que la receta para una buena convivencia con un perro equilibrado consiste en ejercicio, disciplina y por supuesto ¡mucho cariño! Tanto uno como el otro sacarán muchas anécdotas divertidas y muchas cosas positivas de esta relación. Me van a permitir que me despida con una frase del humorista estadounidense Robert Carles Benchey “El perro enseña al niño la fidelidad, la perseverancia…y a dar tres vueltas antes de acostarse”